Tratamiento natural de infecciones

Tratamiento natural de infecciones

publicado en: Consejos, Quiropráctica, Salud | 0

Existe un tratamiento Natural de la Infecciones

Puntos de Vista de la Quiropráctica sobre Enfermedades Infecciosas

Conceptos generales:

  1. La mayoría de las personas tienen una actitud inconsciente sobre los “gérmenes” y sus relaciones con los seres humanos. Esto a veces se aproxima a una “fobia” irracional o al miedo a todos los microbios. Este tipo de miedo es innecesario, puesto que la mayoría de los gérmenes son “inofensivos” para nosotros, y evitar los gérmenes realmente es imposible –están dentro de nosotros, en nosotros y alrededor de nosotros en grandes números, durante todo el tiempo. Como ejemplo, se estima que el número total de bacterias que habitan en el tracto intestinal medio de una persona sana supera el número total de células del cuerpo de una persona! Muchos de estos organismos son incluso útiles, si no vitales para nuestro bienestar. Incluso los que no están en nuestro espacio personal inmediato tienen una función necesaria en la naturaleza -son los originales “recicladores.” Si no fuera por la acción de las bacterias sobre los desechos orgánicos, “la cadena alimentaria”, este ciclo que proporciona la base para mantener la vida habría cesado hace mucho tiempo. Esencialmente, la vida como la conocemos, no existiría.
  2. Esta actitud hacia los gérmenes viene desde el siglo 19, cuando las enfermedades infecciosas fueron un problema muy grave, como lo fue la higiene, el saneamiento y la nutrición, factores conocidos hoy por ser contribuyentes a la situación. Cuando el famoso Louis Pasteur anunció que había aislado un microbio, informó sobre la hipótesis de la causa de una enfermedad en gusanos de seda, el concepto de que los gérmenes también podían causar enfermedades en los seres humanos le siguió rápidamente. La teoría del germen de la enfermedad, como ha llegado a ser llamado, se ha convertido en la base de gran parte de la medicina moderna para el tratamiento de enfermedades. En el proceso, los avances en la conservación de alimentos, agricultura, eliminación de las aguas residuales e higiene general y prácticas de saneamiento han sido prácticamente ignorados, aunque estas cosas merecen al menos tanto crédito como los fármacos desarrollados para combatir los gérmenes.Tratamiento natural infeciones
  3. A la luz de esto, la “actitud” de la quiropráctica no es la negación de que los gérmenes existen, o que no tienen nada que ver con las enfermedades humanas. Los quiroprácticos tampoco insisten en que si uno recibe cuidado quiropráctico regular, la infección es imposible, o que personas con infecciones se “curan” por los ajustes quiroprácticos. Dicho simplemente, la visión de la quiropráctica es que los gérmenes por si solos no causan enfermedades infecciosas(Tratamiento natural infeciones). Pueden ser considerados como “la enfermedad necesaria para” una determinada infección, en lugar de la causa de la infección. Esta no es una posición radical o no científica.
  4. En la quiropráctica, insistimos en que la resistencia humana es el factor clave para las enfermedades infecciosas.             Cuando nos ponemos enfermos por la presencia de un microbio, es porque no logramos adaptarnos con éxito a su presencia y no porque el germen esté presente, o que nos haya “atacado”.             Es la evolución de la resistencia lo que nos hace susceptibles a la infección en algunos momentos y no en otros, en algunas personas, y no a otras. Si fueran los gérmenes la única causa de las enfermedades infecciosas, entonces nadie estaría a salvo en las epidemias, y, como dice B. J. Palmer, nadie estaría vivo si se creyera en la teoría del germen.
  5. La teoría de la quiropráctica sostiene que el sistema nervioso es el controlador definitivo del sistema inmunológico humano, ya que es el sistema de todo el cuerpo. Además, se considera que la alteración del sistema nervioso por subluxaciones complicadas lleva a la disminución de la capacidad del cuerpo para reaccionar con la máxima eficacia ante la presencia de microbios, y, por tanto pueden debilitar la resistencia del cuerpo, haciéndolo más susceptible a la infección(Tratamiento natural infecciones). Esto a veces se conoce como la hipótesis neuro-distrofia.
  6. Los quiroprácticos son también conscientes de que muchas otras cosas influencian la resistencia humana, incluyendo el estado de nutrición, el estrés emocional, factores genéticos, la higiene personal y las prácticas de saneamiento en la sociedad. Estas cosas no pueden ser descartadas por el quiropráctico o por otros profesionales de la salud.
  7. Por lo tanto, los quiroprácticos prefieren insistir en que la prevención de la infección es, a la larga mucho más práctica, que tratarla después de que se haya producido. Esto es cierto en el caso de las enfermedades humanas. Los quiroprácticos utilizan intervenciones que mejoran o aumentan la resistencia, permitiendo al organismo restablecer y mantener la estabilidad de utilizar sus propios recursos. En lugar de tratar a las personas una vez que se enferman, parece lógico que todos los profesionales de la salud deberían estar interesados en primer lugar en mantenerles lejos de enfermarse.
  8. Los quiroprácticos tienden a criticar el uso excesivo y el uso indebido de estas cosas, como los antibióticos, principalmente porque a menudo se han prescrito para infecciones virales, en las cuales pueden no tener efectos beneficiosos. Esta práctica ha llevado a un aumento de la resistencia de las bacterias a los antibióticos; muchos principios son ahora difíciles de controlar con prácticamente cualquier antibiótico. La práctica del uso inadecuado de los antibióticos ha contribuido también a la actitud común en pacientes en que ellos y sus hijos no pueden curarse sin antibióticos u otros medicamentos. Además, se ha insinuado que el uso crónico y/o inadecuado de los antibióticos causa otros problemas de salud, como la otitis media recurrente, diarrea, infecciones por levaduras y asma en la infancia.
  9. Cuando la medicina alopática trata de prevenir la infección, sus esfuerzos no abordan todos los factores que influyen en la resistencia humana, pero en su lugar, se concentran en el área inmunizada por medios “artificiales” -el uso de vacunas e inoculación.
  10. La profesión de la quiropráctica generalmente no condena la intención o la teoría de la inmunización mediante la vacunación. En lugar de ello, es crítica al confiar totalmente en esta práctica, especialmente a la luz de sus deficiencias en la aplicación. Además, los quiroprácticos están incómodos con la actitud prevaleciente de que todas las personas en la sociedad son esperadas o mandatadas legalmente para utilizar este método de prevención de infecciones -hay muy poca variedad en el asunto.
  11. Un cuidadoso examen de los datos estadísticos sobre la eficacia de la vacunación revela que el procedimiento no es del todo “seguro” -no hay tal cosa como la vacuna que no tenga al menos algunos efectos secundarios no deseables. Además, el argumento de que las vacunas son las responsables de casi la erradicación de muchas enfermedades es refutada por la evidencia la cual muestra claramente que las tasas de mortalidad de muchas infecciones comunes han disminuido al menos un 90% antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Además, han sido probadas muy pocas vacunas en ensayos con adecuadas pruebas de investigación controladas, el método habitual de que algo se ha probado y es eficaz. De hecho, algunas vacunas tienen una tasa muy alta de fracasos, lo que significa que no hacen nada para proteger a una persona de la enfermedad. Por ejemplo, en la mayoría de casos de sarampión de los últimos años se están produciendo en personas vacunadas. También pueden disminuir su efecto rápidamente con el tiempo. Un ejemplo es la vacuna contra la Hepatitis B. Hay evidencias de que de 4 a 5 años después de la vacunación, aproximadamente la mitad de los vacunados no están protegidos contra la enfermedad. Como esta vacuna está diseñada principalmente para proteger a las personas que tienen una vida sexual activa y/o usuarios de las drogas IV, uno se pregunta si la vacunación contra la enfermedad a recién nacidos les ofrece algún beneficio real. Esta vacuna está causando una gran preocupación incluso entre los profesionales de la medicina. Recientemente el 7/8/99, la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos recomendaron la suspensión inmediata de la vacuna contra la Hepatitis B para los niños en edad escolar en espera de nuevas investigaciones sobre los posibles efectos negativos.
  12. Muchas personas, entre ellas personas laicas, científicos, médicos y quiroprácticos, están muy preocupados por la seguridad de las vacunas actualmente en uso. Estas preocupaciones incluyen las reacciones agudas, algunas de gravedad, que puede ocurrir después de la vacunación. En particular, la vacuna contra la tos ferina (tos convulsiva) que ha sido objeto de una gran cantidad de críticas y un tema de controversia en el ámbito de la salud pública. En la actualidad muchos consideran que el riesgo de enfermedad grave incluyendo la muerte por esta vacuna es mayor que el riesgo de la enfermedad natural, para una persona. Hay un número de personas que consideran que hay un vínculo entre la vacuna DPT, de la cual uno de los componentes es la tos ferina, y algunos casos del SIDS (Síndrome de Muerte Súbita del Bebé, o muerte en la “cuna”).
  13. Se plantean también muchas preguntas de seguridad a largo plazo. En particular, se sospecha que las vacunas virales están relacionadas con los daños genéticos y desordenes auto-inmunes. Otros consideran la capacidad de la reserva total inmunitaria de una persona, o la habilidad de adaptarse con éxito a nuevos antígenos ( “gérmenes”) a lo largo de la vida, y que se ve dificultada por el uso de muchas vacunas en la infancia, dejando un adulto sin el pleno uso de esta capacidad.
  14. Incluso si un padre o un adulto responsable se siente lo suficientemente preocupado como para rechazar una o más vacunas para sus hijos o para sí mismo, las presiones sociales y legales tienden a hacer que estos deseos parezcan inútiles. Prácticamente todas las instituciones sociales y políticas se han comprometido para hacer cumplir la teoría de la inmunidad en “masa”. El debate abierto y racional de los riesgos y beneficios de las vacunas no se recomienda en este tiempo de cumplimiento “por el bien de todos”. Las personas pueden obtener información sólo si la buscan por sí mismos. Cuando lo hacen, descubren que, por ejemplo, las leyes que exigen el cumplimiento de la vacunación casi siempre permiten excepciones para aquellos que lo necesiten o lo deseen.
  15. La única conclusión que puede extraerse es que no hay absolutamente ninguna manera segura de eliminar el riesgo de enfermedades infecciosas- todo lo que podemos hacer ahora es reducir el riesgo a niveles aceptables por diversos medios. Muchos quiroprácticos insisten en que los pacientes deben seguir siendo libres de elegir cómo reducir el riesgo cada uno.

www.yourdoctorwithin.com

Dejar una opinión